La Guardia Civil cree que un clan gitano extorsionó al cura de Borja con una fotografía erótica