Fernando y Mercedes, okupas por necesidad