El programa informático que controla el tope de aportación aún no funciona