En 2013, 30.000 personas podrían perder su empleo por los ERES