El juez Fernández Seijó asegura que el derecho a la integridad y la protección de los desamparados prima frente al derecho a propiedad