El portero que mató a un joven de un puñetazo es experto en unas artes marciales utilizadas en peleas ilegales