El Estado gasta 2 millones al año en expresidentes