El Códice Calixtino fue robado por el electricista de la catedral