Una familia de Pontevedra lleva diez meses sin luz