Una enfermera de la clínica Santa Cristina desveló lo que ocurría en el centro