Un jublidado, a punto de entrar en prisión por una pelea en la que fue la víctima