Teresa Rivero asegura que su hijo está muy tranquilo y que todo es una invención