Emilia: "Miraba a mis hijas y me rompía"