La casa familiar de los Ruiz Mateos, el centro neurálgico de su dinero