Benedicto XVI: "Mis fuerzas ya no son suficientes"