Hace dos años, el Papa comparó su pontificado con el del único Papa que ha dimitido, Celestino V