Los turistas, sorprendidos por la renuncia del Papa