José Luis, acosado por los bancos