Juan Rossell, presidente de la CEOE, cree que los casos de corrupción ha perjudicado la imagen de España