La presión popular evita el desahucio de Aurelia, de 85 años