Fortu, del escenario al trampolín