El móvil de Bretón será clave en el juicio