Diego Cañamero, el líder sindicalista, a punto de ir a prisión