Los restos hallados en el gimnasio pertenecerían a una única mujer