Los hijos de Sara y Miguel llevan meses sin comer carne y pescado