En España se acumulan 300 casos de corrupción y 1.200 millones perdidos, según El Economista