Pío García Escudero pensaba que no tenía que declarar el crédito que había recibido del PP