Montoro achaca la polémica sobre las propiedades de la Infanta a un error administrativo