Rajoy y Rubalcaba ultiman el pacto