José María Piña: "Le abrí las vías aéreas y empezó a subcionar el dedo, reflejo de que tenía muchas ganas vivir"