Gonzalo sufre una parálisis cerebral y el baile le ha ayudado a mejorar