Víctor Janeiro sólo teme la competencia de su chica