El mundo aclama al nuevo Papa