Jorge Mario Bergoglio, el nuevo Papa