Ruiz Mateos y Ángel de Cabo podrían tener un acuerdo secreto para repartirse el dinero de las empresas