La declaración de los peritos y testigos del accidente empeoran la situación de Ortega