Las familias que invirtieron en preferentes perderán entre un 38% y un 60% de su dinero