En 2012, 46.408 familias perdieron su casa.