Lanzas, el sindicalista de los 13 millones