A sus 7 años, Mauro ha iniciado una campaña antitabaco en Galapagar, su pueblo