Las tres jóvenes sufrieron abusos sexuales durante el cautiverio