La ley de educación, aplazada