¿Nadie sospechó nada durante diez años de secuestro?