Julián, de empresario de éxito a quedarse sin nada