Carlos Nuere, de empresario de éxito a la ruina