Magdalena y su hija, a punto de ser desahuciados