Según la Agencia Tributaria, la Infanta no habría cometido delito fiscal