La policía baraja que en el caso de Rubén Castro hubo agresión física pero no sexual