Carlos y Rubén, contentos con sus trabajos de utilidad social