Tras la agresión de Rubén Castro, Laura se marchó con el futbolista a un hotel